Santa Priscila y su protección con el ecosistema

La Organización ASC cofundada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) otorga un certificado a Santa Priscila por buenas prácticas ambientales de protección al ecosistema.

Industrial Pesquera Santa Priscila, cosechamos y exportamos al mundo las más deliciosas tilapias y camarones de origen natural, sin hormonas, ni antibióticos, siempre preocupada por cuidar al ecosistema.

El proceso de empaque y distribución, se lo realiza el mismo día de la pesca, con calidad acuícola referentes en el mundo para no afectar al medio ambiente. Gracias a nuestro trabajo la gestión de la Acuicultura (ASC) organización sin fines de lucro independiente cofundada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y la Iniciativa de Comercio Sostenible (IDH) nos otorgó la certificación por maneja una producción responsable de peces y mariscos alrededor del mundo.

El logo ASC se lo encontrará en todos los empaques de los productos de Santa Priscila, garantizando a los consumidores que la tilapia y el camarón que adquiere ha sido cultivado con la mínima cantidad de impactos sobre el ambiente y la sociedad.

Para poder obtener esta certificación Industrial Pesquera Santa Priscila tuvo cumplir estos siete principios:

Santa Priscila y su protección con el ecosistema
  • Cumplimiento de las leyes 
  • Conservación del ambiente natural y la biodiversidad
  • Conservación de los recursos hídricos y la calidad del agua
  • Conservación de la diversidad de las especies y de las poblaciones silvestres 
  • Uso monitoreado y responsable de los alimentos para animales y otros recursos
  • Salud animal (uso innecesario de antibióticos y químicos)
  • Responsabilidad social 

Santa Priscila®, posta a iniciativas que involucren estos conceptos en su ADN de marca además de brindar a la sociedad productos saludables e innovadores. Debido a esto, podemos garantizar que nuestras tilapias y camarones no tienen hormonas, ni antibióticos; son 100% saludables, aptos para el consumo de todas las personas; incluyendo los niños y las mujeres embarazadas.

SUBIR